En primavera ¡Más madera!

Con el estilo de vida y el ritmo acelerado del día a día, a menudo se nos olvida que formamos parte de la naturaleza, que ¡somos naturaleza!

Desde esta perspectiva, si vivimos teniendo en cuenta los ciclos de la naturaleza y nos dejamos inspirar por sus enseñanzas, podemos añadir más salud, equilibrio y armonía a nuestras vidas. Y si entendemos que hacemos yoga para vivir mejor… podemos concluir que aplicar las lecciones de la naturaleza y sus ciclos en nuestra práctica añade valor, entendimiento y gozo 🙂

Según la teoría de los 5 elementos en la medicina china, todo el universo proviene de los 5 elementos. Cada estación corresponde a un elemento y se define energéticamente por las cualidades de ese elemento (elemento madera – primavera, elemento fuego – verano, elemento tierra – fin de verano, elemento metal – otoño, elemento agua – invierno).

La energía de la primavera es la energía del elemento madera. ¿Qué enseñanzas nos trae esta estación y este elemento?

* Fuerza vital del renacimiento

En primavera la vida renace con fuerza. Las plantas, que han estado en latencia durante el invierno, empiezan a brotar. ¡Imagina la fuerza que tiene una pequeña semilla para traspasar la tierra! El frío y las pocas horas de luz del invierno dan paso a días más cálidos y más largos. El recogimiento se vuelve expansión.

El elemento madera nos invita a renacer, a ir de dentro hacia afuera, de la sombra a la luz, de la quietud a la acción, nos invita a renovarnos, y a sacar a relucir nuestra fuerza, a poner los planes en movimiento, pasar a la acción y materializar las ideas y proyectos que se han gestado durante el invierno.

* Limpiar lo que bloquea el movimiento

Esta energía de acción, de movimiento, necesita un flujo libre y continuo, sin bloqueos. Por eso la primavera (igual que el otoño) es un momento perfecto para depurar y limpiar lo que obstruye o lo que sobra, sea en el cuerpo, desintoxicando los órganos digestivos, o en casa, haciendo limpieza de armario.

* Fuerza y flexibilidad

La madera es fuerte para sostener al árbol, pero no es rígida sino flexible, para no romperse por el viento. De igual forma, el elemento madera nos inspira a sacar la fuerza, la motivación y la creatividad que nos hace cumplir nuestras metas, a tomar compromiso con ellas, a la vez que nos enseña la importancia de ser lo suficientemente pacientes y flexibles para adaptar nuestros planes, pedir ayuda o incluso cambiar de rumbo si es necesario…

* Actuar con claridad y propósito

Los árboles y las plantas, cuanto más crecen hacia abajo, más crecen hacia arriba. Cuanto más fuertes y estables son sus raíces, más grandes y sanas crecen sus ramas, flores y frutos.

La energía de la madera nos recuerda que necesitamos unas bases fuertes para crecer y avanzar, que nos den la estructura y solidez necesarias para tomar las decisiones adecuadas, vencer los obstáculos que aparecen en el camino, y actuar de forma clara y valiente en la dirección que queremos: hacia nuestro propósito o visión más elevada.

* Transformar las emociones en un motor de cambio

A nivel emocional, el elemento madera es la energía que nos hace ser capaces de utilizar el temperamento, el enfado y la rabia no en su sentido negativo (violencia, ira, frustración, queja, malhumor… que bloquean y paralizan) sino en su sentido constructivo, entendido como la motivación y la fuerza vital que impulsa nuestros proyectos y nuestra vida. Darnos cuenta de esas emociones, saberlas gestionar y transformarlas en motores de cambio es el reto que nos pone delante el elemento madera.

“El dolor que no es transformado, es transmitido” René Brown

** Estas mismas ideas, vistas desde la perspectiva hinduísta, se asocian con el chakra manipura: fuerza, impulso, acción, decisión, motivación, luz, energía vital…

¿Cómo podemos aplicar estas ideas en nuestra práctica de yoga?

Como decíamos al principio, si utilizamos toda esta sabiduría cíclica de la naturaleza a nuestro favor, podemos darle más sentido y profundidad a nuestra práctica y lograr mayor armonía y plenitud en nuestras vidas.

Según la misma tradición de la medicina china, cada estación y cada elemento están asociados a un órgano del cuerpo y a sus meridianos (en todo el cuerpo hay miles de redes de meridianos o canales energéticos que conectan órganos y tejidos y transportan el chi o prana, la energía vital).

En el caso de la primavera y la madera los órganos relacionados son el hígado y la vesícula biliar. Trabajando sobre estos órganos y sus meridianos podemos armonizar y equilibrar su funcionamiento y energía.

El hígado se encarga principalmente de extraer nutrientes y distribuirlos por todo el cuerpo (como carbohidratos, grasas y proteínas), almacenar energía y eliminar las sustancias tóxicas que ensucian el organismo. Un hígado sano y un cuerpo limpio, libre de toxinas, se traduce en una mente limpia y clara. La vesícula biliar almacena la bilis producida por el hígado para ayudar a la digestión de las grasas.

El meridiano del hígado inicia su recorrido en el dedo gordo del pie, sube por el tobillo y la cara interna de las piernas (aductores), entra al torso por el psoas, atraviesa el hígado y la vesícula, sube hacia el pulmón y garganta y entra a los ojos.

El meridiano de la vesícula empieza en la parte externa del ojo, sigue por detrás del oído, recorre parte de la cabeza y baja por el cuello, el hombro, los laterales del tronco y las caras externas de las piernas (glúteos, banda iliotibial) hasta el dedo meñique del pie.

Podemos practicar posturas que afecten a estas partes para armonizar el flujo energético en estos canales. Principalmente, incidir en la cara interna de las piernas para estimular el meridiano del hígado y en los laterales del tronco y la cara externa de las piernas para estimular el canal de la vesícula.

También podemos reflexionar sobre las ideas anteriores después de la práctica. Por ejemplo…

  • ¿Cuál es mi propósito en la vida, mi visión?
  • ¿Qué decisiones importantes debo tomar para que salgan adelante los planes y metas que me propongo?
  • ¿Qué cosas, hábitos o creencias bloquean la materialización de esos planes?
  • ¿Qué tan flexible soy cuando hay que cambiar de planes o variar el rumbo?
  • ¿Cómo gestiono la frustración, la rabia, el enfado, la ira cuando las cosas no salen como espero?
  • ¿Cómo alimento mi energía vital, mis ganas, mi motivación para cumplir mis metas?

En mi canal de YouTube tienes varias prácticas de diferentes estilos enfocadas en la primavera y en elemento madera, que inciden en los meridianos de estos órganos y buscan despertar vitalidad, fuerza, flexibilidad y claridad. Te deseo que las disfrutes y logres inspiración y mayor conexión con la naturaleza que eres 🙂

Yin Yoga para la primavera

Vinyasa Yoga, fuerza y apertura en primavera

Yoga Suave, detox primavera

**Del 1 al 5 de mayo, en el retiro del Puente de Mayo en Madrid, estaremos indagando sobre estas cuestiones. Si te interesa, aún hay plazas 🙂